14 Jul 2014

Biografía Capitán Antonio Ricaurte

CAPITÁN ANTONIO RICAURTE

El Capitán Antonio Clemente José María Bernabé Ricaurte Lozano nació el 10 de junio de 1786, en La Villa de Leyva, Boyacá, residencia ocasional de descanso de su familia. Fue hijo de Esteban Ricaurte Mauris y María Clemencia Lozano Manrique, sobrino del Presidente Jorge Tadeo Lozano y nieto de Jorge Lozano de Peralta, Marqués de San Jorge, el cual colaboró con los Comuneros en la insurrección de 1781.
Contrajo nupcias con Doña Juana Martínez Camacho, sobrina del prócer Joaquín Camacho, quien le ayudó a entrar en la burocracia colonial con el cargo de escribano de cámara y secretario del Tribunal de Cuentas del Virreinato.

El Capitán Antonio Ricaurte participó, como criollo rebelde contra el Régimen Colonial, en los hechos del 20 de julio de 1810, en Santa Fé de Bogotá. Su decidida actuación motivó a que sus compañeros lo llamaran “El Chispero”, y cuando se organizaron las milicias patriotas, fue incorporado al Batallón de Infantería de Guardias Nacionales, con el grado de Teniente.

En 1813, se enlistó en el Ejército Neogranadino organizado por el entonces Brigadier General Simón Bolívar, compuesto inicialmente por 300 hombres de la Nueva Granada y Venezuela, quienes lucharían por la libertad de ese país en la Campaña Admirable; el Capitán Antonio Ricaurte se destacó en los combates librados en La Grita, Carache, Niquitao y Taguanes.

A partir de febrero de 1814, se produjo una serie de encuentros entre patriotas y realistas en un área comprendida entre el Lago de Valencia y San Mateo, en lo que se conoce como los Valles de Aragua. En la Casa Alta de la Hacienda San Mateo, la mayor hacienda patrimonial de la familia Bolívar, se almacenó la pólvora y los pertrechos de los patriotas, cuya custodia fue encomendada al Capitán Antonio Ricaurte y a un grupo de 50 soldados. El 25 de marzo de 1814, durante el ataque realista, Francisco Tomás Morales se apropió del Ingenio, mientras una de las columnas de su tropa, que bajaba por la fila de Los Cúcharos, se apoderó de la Casa Alta. Gracias a la acción del Capitán Ricaurte no incursionaron en la habitación donde se encontraba la bodega de los patriotas, ya que al observar que las tropas realistas estaban dispuestas a capturar el depósito, tomó un tizón de la cocina y prendió fuego al polvorín, inmolándose y dando muerte a aquellos que se encontraban dentro del recinto. Simón Bolívar aprovechó el desconcierto que produjo la explosión y lanzó un contraataque que le permitió ganar la batalla.

En homenaje al heroísmo del joven prócer de la independencia se erigió un monumento en la colina de San Mateo y se inmortalizó su memoria en la estrofa XI del Himno Nacional de la República de Colombia,

El 18 de septiembre de 1928, la Fuerza Aérea Colombiana designó al Capitán Antonio Ricaurte como su patrono, ya que sus excelsas virtudes confirman el heroísmo y valor que debe prevalecer en los hombres y mujeres que integran la Institución.

Sección Patrimonio Histórico y Cultural